Ir al contenido principal

XI. Antonio Oliver Belmás, amigo y compañero


La amistad entre Ángel Rojas Veiga y Antonio Oliver Belmás, conocida a través de su correspondencia y sustentada en la colaboración de Rojas con la Universidad Popular de Cartagena, las Misiones Pedagógicas y la puesta en marcha y posterior gestión de la Biblioteca Popular de Cabo de Palos, fue incluso más allá, hasta el punto de convertirse Ángel Rojas en reportero, cronista y documentalista de Oliver en algunas de sus obras. Rojas proporcionó a Oliver información sobre Cabo de Palos, la isla de La Hormiga, el naufragio del Sirio o la estancia de Gabriel Miró en el pueblo.

Faro de Cabo de Palos. Postal enviada por Ángel a Antonio Oliver en marzo de 1936


En una de sus cartas, fechada el 28 de agosto de 1933, comunica a Antonio Oliver que ya está preparada la cochera y el hilo tendido, aunque si llueve no se podrá celebrar la sesión. Se refiere a una de las sesiones de cine programadas por Carmen Conde y Antonio Oliver en Cabo de Palos, para las que Rojas suministraba material e infraestructuras.

En otra de sus cartas, Ángel Rojas Veiga comunica a Antonio Oliver que la biblioteca concedida por el Patronato de Misiones Pedagógicas a Cabo de Palos, por gestión de la Universidad Popular de Cartagena, ya está en su poder. La señorita Moliner había remitido el talón para recoger el lote de libros a la Maestra saliente, que lo remitió desde Moratalla, él retiró el lote y se lo entregó a la Maestra Nacional de Cabo de Palos Carmen García, que sustituye a la anterior maestra interina. Carmen García dirigirá la Biblioteca. Y añade que espera que Carmen Conde se encuentre mejor de salud. La carta está fechada el 22 de octubre de 1934.

Antonio Oliver en misión pedagógica en Valladolises, 1935


En otra carta, de fecha de 28 de febrero de 1935, acusa recibo de la tarjeta de Oliver del 17 de febrero enviada desde El Pardo, y señala que le ha sorprendido su contenido. La Biblioteca está teniendo éxito y funciona bien; se ocupa de ella Carmen García Calvo. Hasta hace 6 años no había existido escuela en Cabo de Palos, sólo un reducido número de personas sabía leer, ahora hay 42 talones de adultos y 17 de menores de 15 años, creciendo cada día el afán lector. Dice que Antonio Gil y él se han ocupado con interés, que Carmen García Calvo se ocupa todos los días de la Biblioteca, por lo que cree que no es necesario fijar un día semanal. Añade que intentará ir a la Universidad Popular de Cartagena, y le gustaría saber con quién tiene que hablar, además de Mellado y el Dr. Mas, así como los cargos de cada uno dentro de la Universidad y en el Patronato de Misiones Pedagógicas. Cuenta que tras su viaje a Galicia fue a ver a Oliver al Palacio de comunicaciones y no lo encontró en el Negociado de Teléfonos donde le dijo que lo encontraría. Pregunta qué hace en el Real Patrimonio, ahora del Pueblo. Por último, como en cada carte, envía saludos a Carmen Conde.

En otra carta, fechada el 19 de octubre de 1935, Ángel Rojas Veiga comunica a Antonio Oliver su participación desinteresada en la Universidad Popular con el cursillo «Principios elementales de radio comunicación». Acepta la invitación del Consejo Directivo de la Universidad Popular de Cartagena, para dar un curso de divulgación radiotécnica. La fecha será el domingo 27 de octubre, y las primeras lecciones del cursillo versarán sobre: "Principios del movimiento ondulatorio", "Comunicación por medio del movimiento ondulatorio", y "Ondas etéreas y su recepción"

Ángel Rojas Veiga aparece también citado en correspondencia entre Antonio Oliver y el doctor Luis Calandre. En una carta fechada el 25 de octubre de 1935, éste comunica a Oliver que le resultan interesantes las propuestas de la Universidad Popular; celebra haberles puesto en contacto con Sáez y cree que el curso de Radiotelegrafía de Ángel Rojas, "puede ser interesante". Opina que el traslado al nuevo local estaría bien y que su propietario, Manuel Dorda, debería ofrecer un alquiler más asequible, por el bien cultural. Le parece adecuado publicar su conferencia "Cartagena vista por los extranjeros" por una imprenta de Cartagena. La indicación que dio de "Gráfica Universal" sólo fue una idea por lo bien que ésta trabaja. Transmite el contento que han tenido las tres "boleras" de haber recibido la atención de tan "esclarecido poeta". (Antonio Oliver había dedicado un poema a las hijas de Calandre). Comenta el mitin de Azaña y cree que no está muy lejano el día en que España esté en sus manos: Piensa que es "el único hombre capaz de unir bajo su autoridad a la mayoría de los españoles e infundir a la política un elevado sentido liberal"

El 28 de noviembre de 1935 es Antonio Oliver quien escribe a Ángel Rojas para comunicarle que acepta la reorganización de la Biblioteca de Cabo de Palos en cuanto a Comité y funcionamiento de la misma, y le hace saber que en la reunión del Consejo Directivo de la Universidad Popular, dará cuenta de esta resolución. Opina que sería deseable que se estableciera en un local anexo a la Escuela Nacional de Niños, para que el acceso de los adultos no supusiera un entorpecimiento de la Escuela; y que convendría que como filial de la Universidad Popular de Cartagena, se denominara Biblioteca Popular de Cabo de Palos. Por último, le da recomendaciones sobre su organización, le promete ayuda de la Universidad Popular y especialmente de la Directora de la Biblioteca, la Maestra Nacional Doña Carmen García Calvo.


El 16 de marzo de 1936, Ángel Rojas Veiga escribe a Antonio Oliver: "Querido Antonio: De acuerdo con tus deseos, tengo el gusto de informarte sobre el viaje, estancia aquí, etc., de Gabriel Miró. 

Gabriel Miró hizo el viaje de Alicante a Cabo de Palos en el año 1906... (contenido completo de la carta en Estampas del Faro


Antonio Oliver, Naturaleza y poesía en la obra de Gabriel Miró

Antonio Oliver publicó en abril de 1936 su libro Naturaleza y poesía en la obra de Gabriel Miró. Para su elaboración había pedido a Ángel Rojas Veiga cualquier información que tuviera sobre el viaje de Miró a Cabo de Palos


Cabo de Palos. Postal enviada por Ángel Rojas a Antonio Oliver el 16 de marzo de 1936

En la carta,  Ángel Rojas envía a Antonio Oliver cuatro postales con imágenes de Cabo de Palos e indicaciones de lugares por los que paseaba y vivía Gabriel Miró. Además de la información sobre el viaje y estancia de Gabriel Miró en Cabo de Palos, le relata lo que ha podido "escudriñar" sobre el naufragio del vapor italiano Sirio: "El Sirio se fue a pique en La Hormiga el 4 de agosto de 1906, a las 4 de la tarde, embarrancando en la losa denominada "bajo de afuera" con unos 1800 pasajeros, ahogándose 1000 personas y se alvaron 800, entre las cuales figuraba el obispo de la Argentina, que fue salvado por el pescador Bautista Buigues (padre del patrón del "Joven Marcos").

Uno de los que actuó con mayor actividad y heroísmo en el salvamento de los náufragos fue Vicente Buigues, anciano que reside ahora en Caspe (en unas salinas de su propiedad) por cuya actuación le fue concedida una gran cruz y algunas mercedes de los reyes de España, por los que fue recibido personalmente en palacio.

El barco se quedó embarrancado en la losa de la Hormiga, donde estuvo por espacio de dos días sin irse a fondo; según la versión de los que presenciaron la catástrofe, si el capitán no hubiera infundido el terror en los pasajeros y tripulantes, no hubiera perecido ninguno.

Una cosa muy significativa respecto a la conducta del capitán es el hecho de que, extraída la caja del barco, aparecieron en ella únicamente unas monedas de cobre.

Fue comentado por los conocedores supersticiosos, respecto a que la causa de la catástrofe había sido un dige que apareció con el número 13 en el barco.

Querido: Esto es todo lo que he podido escudriñar...

Isla y faro de La Hormiga. Archivo personal de Ángel Rojas

Ángel Rojas ofrece a Antonio Oliver en su carta información sobre el faro de La Hormiga: "Fue instalado el alumbrado marítimo de La Hormiga en el año 1862, servido por 2 torreros que residían en él..."

Le relata las dificultades y el aislamiento de los torreros: "Debido a la incomunicación marítima, a causa de temporales, sufría grandes odiseas periódicas el persona de la Hormiga, quienes se veían obligados a pedir auxilio con bandera, situación que obligaba a que barcos de guerra, no sin grandes dificultades, les facilitasen víveres."

En la carta, Rojas expresa su deseo de que obtenga la Marconi la contestación que pide de la Universidad Popular de Cartagena. "Te agradeceré digas a Carmen o a quién proceda que tengo mucho interés en que obtenga la Marconi la contestación que pide; tal ahora que las cosas han cambiado tengan más interés en sernos útil".

Por último, como siempre, le envía saludos para Carmen Conde: "Saludos a Carmen (c.p.b.) de mi esposa y míos y ´tu recibe un abrazo de tu affmo, amigo y compañero."                                                                                                                                             

El 9 de mayo de ese mismo año vuelve a escribirle. Le envía una cuartilla con versos cantados en Cabo de Palos por Teresa Rubio Fuentes, con motivo de la pérdida del Sirio el 4 de agosto de 1906. Le manda también tres tarjetas postales con fotografías de Cabo de Palos. Además, se excusa por no haber contestado antes a su petición y relata el naufragio del vapor Sirio.



Antonio Oliver Belmás

Antonio Oliver (Cartagena 1903 - Madrid 1968) poeta, crítico literario, historiador de arte español, ensayista y biógrafo, fue fundador y docente de la primera Universidad Popular de Cartagena.


Como el verso de ocho sílabas
el molino de ocho aspas.
Las palabras son las velas.
Las velas son las palabras.
Da vueltas, molino blanco,
para que la estrofa cante.
Gira, octosílabo, gira,
que hace viento de levante.
Del pozo profundo y fresco
sacará el molino el agua.
Y la estrofa, la alegría
del claro pozo del alma.
Da vueltas, verso octosílabo.
Abre tus velas al aire.
Canta, molinito, canta,
que hace viento de levante.
Molino, suelta las sílabas.
Verso, que giren tus aspas.
Que preñes las velas, viento.
Molino, ¡que suba el agua!

Antonio Oliver Belmás, "Sendero"


Durante la Guerra Civil española, Oliver decidió unirse al ejército republicano, y fue destinado al Frente Sur de Andalucía como oficial primero del Cuerpo de Telégrafos. Allí se ocupó de la Emisora Radio Frente Popular No. 2. De allí fue trasladado a Jaén, y posteriormente a Úbeda y Baeza, siendo su último destino la ciudad de Baza.

Anónimamente se refugió en la casa de su hermana, en Murcia, en 1939, y al terminar la guerra se le acusó de delito de rebelión militar. Fue obligado a una reclusión forzosa por parte del régimen franquista, y luego que obtuvo el beneficio de prisión atenuada en domicilio, comenzó a escribir bajo el seudónimo de Andrés Caballero.


Antonio Oliver Belmás, un amigo desconocido de Rubén Darío 

El 29 de enero de 1903 nace en Cartagena Antonio Oliver Belmás. Contemporáneo y miembro de la generación del 27, dirigió la revista murciana Verso y prosa en su sede de Cartagena, eficaz órgano difusor y termómetro literario de la lírica del momento, en cuyas páginas tuvieron cabida los miembros más destacados de dicha promoción literaria. Alumno de Jorge Guillén en la Universidad de Murcia, pronto su presencia se deja notar con asiduas colaboraciones en revistas como Alfar; Mediodía, Noreste, Revista Avance de La Habana, Nosotros, El Sol, Luz, Sudeste, etc. 


Capítulo siguiente: Carmen Conde, en la Cartagena del Cantón